CONSEJOS AYURVÉDICOS DE ALIMENTACIÓN

Lucia Abagi

Se deben evitar o reducir los recalentados o comidas de hace más de dos días, los fritos, los enlatados y procesados, los refinados, los congelados (sobre todo de comida procesada o no hecha por nosotros con alimentos frescos en su momento) y los pre-cocinados.

¿QUÉ COMER?
Alimentos de temporada y de la latitud dónde nos encontremos. Alimentos sátvicos, es decir, puros; que nos nutren y nos dan vida, reparando nuestras células muertas. Sería una combinación equilibrada de alimentos frescos acorde a nuestro esfuerzo psicofísico, que en cualquier caso incluya en porcentaje dominante vegetales de hoja verde, otros vegetales y hortalizas frescos, fruta fresca, legumbres, granos y cereales integrales preferiblemente sin gluten, frutos secos y semillas, brotes verdes, aceites de primera presión en frío, probióticos, hongos, raíces, cacao puro y superalimentos como algas, jalea, propóleo, especias, hierbas y condimentos. Y también en menor proporción: pescado azul (cuanto más pequeño menos metales tóxicos contendrá), carnes de procedencia ecológica y pollo y huevos de animales criados en libertad y de forma biológica. Un poco de agua templada con una pizca de jengibre y sal funciona como aperitivo antes de comer, estimula el agni o potencia digestiva; esto es muy útil antes de comidas copiosas o en biotipos o desequilibrios donde el agni sea bajo o débil. La cena debe ser frugal. Se debe beber agua de acuerdo a la sed. Un exceso de agua puede incluso asentar más las grasas y promover la obesidad.

¿QUÉ NO COMER?
Se debería eliminar o reducir - por sus comprobados y altamente nocivos efectos sobre la salud - y en orden, según el mayor riesgo que comportan: el azúcar refinada blanca, los edulcorantes artificiales, las bebidas gaseosas energizantes, los cereales refinados (harinas blancas), el trigo y el gluten, los lácteos, los aceites y las grasas refinadas, la margarina y la manteca vegetal, los productos altamente procesados, los snacks, chucherías y comida "basura", los animales en exceso, los colorantes artificiales, el glutamato monosódico, el nitrato y el nitrito de sodio, la cafeína, el aspartamo, el aceite vegetal parcialmente hidrogenado, los pesticidas, los organismos genéticamente modificados.

Alimentos sátvicos, es decir, puros; que nos nutren y nos dan vida, reparando nuestras células muertas.

Violeta Arribas

No se debe beber antes de la comida y menos agua fría o mucha cantidad, pues ralentizaría o pararía la digestión (apagaría el agni o fuego digestivo), y tras las comidas aumenta kapha; lo ideal sería tomar unos sorbitos en el trascurso de la comida y de agua tibia. No deben comerse alimentos antagonistas, que son aquellos que al mezclarse por sus cualidades opuestas o diferencias de asimilación podían ocasionar una disfunción de la digestión y generar toxicidad. Algunos de los antagonistas en ayurveda serían: lácteos con frutas, pescado con lácteos, cereales con frutas, cereales con lácteos, cereales con proteína animal, lácteos con solanáceas (patatas, berenjenas, tomates, etc...), huevos con carne, huevos con frutas.

Tampoco se deben mezclar alimentos muy fríos y muy calientes en la misma comida; las frutas siempre mejor solas entre comidas sin mezclarlas y jamás después de una comida. Las bebidas heladas son perjudiciales. No se debe cocinar la miel, ya que se convierte en una sustancia tóxica. La ingesta de yogur o kéfir en la noche es perjudicial, obstruye los canales, es pesado y aumenta kapha, nuestro agni nocturno es menos fuerte, por lo que debemos optar por cosas ligeras.

Se deben evitar o reducir los recalentados o comidas de hace más de dos días, los fritos, los enlatados y procesados, los refinados, los congelados (sobre todo de comida procesada o no hecha por nosotros con alimentos frescos en su momento) y los pre-cocinados.

Comer debería cumplir el único propósito de nutrir nuestro cuerpo, mente y espíritu con solo lo que verdaderamente necesita para la excelencia en su funcionamiento.

Violeta Arribas

¿PARA QUÉ COMER?
Comer debería cumplir el único propósito de nutrir nuestro cuerpo, mente y espíritu con solo lo que verdaderamente necesita para la excelencia en su funcionamiento. Como todo lo que hagamos el resto del día, tendría que estar encaminado a mejorar y a mentener el equilibrio y la armonía interna. No debería servir a la gula, a una simple avidez de placer sensorial, ni mucho menos, como suele hacerse, para cubrir nuestra ansiedad, aburrimiento, vacío interno o estados emocionales perturbados.

¿CUÁNDO COMER?
Ante todo, debemos comer cuando se haya hecho la digestión completa de la anterior comida, al menos dos horas para comidas frugales y hasta tres o cuatro para comidas muy copiosas o fuertes. En la mañana mejor depués de las ocho, al mediodía preferiblemente a la una, evitando hacerlo pasadas las dos de la tarde, y en la noche antes de las ocho o nueve o lo más próximos a esa hora. La siesta, sobre todo la que sobrepasa los veinte minutos, incrementa y desequilibra kapha. Es mejor pasear tras la comida. También es importante saber cuándo dejar de comer, por eso se promueve el ayuno semanal con líquidos como medida preventiva en la acumulación de toxinas. Tras cada comida hay que cepillarse los dientes.

es importante saber cuándo dejar de comer, por eso se promueve el ayuno semanal con líquidos como medida preventiva en la acumulación de toxinas.

Violeta Arribas

¿CÓMO Y CUÁNTO COMER?
Debemos sentarnos a comer con actitud de agradecimiento y hacerlo de un modo cuasi meditativo. La comida debe estar preferiblemente recién hecha, pues cuanto más tiempo pase desde el cocinado, esta se volverá más "tamásica" o difícil de digerir. Los alimentos deben masticarse bien. Cuando se comen diferentes sabores en una misma comida se recomienda primero el dulce, después el ácido y el salado, y finalmente los restantes, siendo el astringente el último. Se deben comer cantidades moderadas, no más de dos puñados que nos quepan en la mano por comida, sobrepasar esa cantidad aumenta las probabilidades de mala absorción y de que parte del alimento se quede a medias de digerir y genere toxinas. Hay que optar por la comida al vapor, a la plancha y guisado, reduciendo el cocinado al horno y el hervido en exceso, y eliminando el uso del microondas tanto para cocinar como para calentar por sus nocivos efectos para nuestra salud.

Lo más conveniente sería pasar una consulta o asesoría ayurvédica a fin de que el profesional elabore una dieta personalizada acorde a biotipo, nivel de toxinas, patologías, edad, periodo del año, etc, puesto que la dieta ayurvédica en realidad es única para cada persona.

(Extraído del libro "Yoga y Ayurveda, de la ansiedad a la salud integral", por Violeta Arribas)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
×